Badabun te recomienda

Vio lo que pasaba en McDonald’s y decidió grabarlo, el empleado fue despedido un día después…

empleado foto publicacion mcdonalds increible conmovedor ayuda viejito

Para que tu fe en la humanidad regrese, hoy te traemos una historia que te conmoverá el corazón. Descubrirás que aún hay gente buena en este mundo.

Todo sucedió en Chicago, Estados Unidos, en un restaurante de McDonalds. Mientras una mujer esperaba su orden, un hombre en silla de ruedas se acercó con un empleado del restaurante, portando un letrero que decía “Ayúdeme, por favor”. Lo que este empleado hizo conmovió tanto a esta mujer que no pudo evitar publicarlo en su cuenta de Facebook.





El joven empleado llamado Kenny, tomó un menú, acercó al hombre a una mesa y al poco tiempo le trajo su orden: unos huevos con pancakes y café. 

Cualquiera pensaría que con los bajos salarios y los explotados trabajos de McDonald’s, un empleado común estaría furioso, ansioso por terminar su trabajo para poder salir; sin embargo, Kenny es un chico diferente, él se tomó el tiempo de cortar la comida del hombre y de ayudarle a comer. A pesar que ya estaban por cerrar el restaurante, Kenny se esperó a que ese desconocido recibiera cada bocado. 


Sus compañeros le dijeron que se apurara, pero al ver el gesto que Kenny tuvo con ese hombre, inmediatamente callaron y siguieron con su trabajo. Conmovida ante tal acto,  la mujer publicó la foto acompañada de este pensamiento. Su publicación se hizo viral. 



“Al ver esto, se me soltaron las lágrimas. La compasión es uno de los sentimientos humanos que nunca dejarán de existir  y agradezco a Dios por eso. Cuando vi que este hombre se acercó, no imaginé que el empleado lo ayudaría, pues estamos en Chicago y en esta gran ciudad, nadie tiene tiempo o ánimos de ayudar a nadie. Afortunadamente, este chico de nombre Kenny, no es así. Él dejó de hacer sus labores, sin importar que estaba por cerrar el restaurante, para cortar y dar de comer en la boca a este pobre anciano que necesitaba ayuda. En ese momento se me salieron las lágrimas. No puedo creer como he perdido esa sensibilidad de ayudar al prójimo. La prisa, la rutina y el estrés, nos hace olvidar lo importante que es ponernos en el lugar de los demás y ayudar a quién más lo necesita. 

Ver a este humilde empleado me ha hecho reflexionar. Estoy agradecida que aún haya bondad y compasión en el mundo. Amén”.  Sin embargo, increíblemente Kenny fue despedido un día después, pues su jefe considero su acto como una perdida de tiempo "Se le paga por trabajar, no por hacer labor social" señaló el gerente. 

Luego de lo sucedido, la mujer publicó la historia completa en Facebook y a las pocas horas, todos sus amigos la compartieron y se hizo viral. Afortunadamente gracias a esto Kenny consiguió un trabajo mucho mejor y se muestra agradecido con toda la gente que apoyo en esta noble causa.  Es importante compartir esta clase de mensajes de amor y humanidad. Así que no dudes en hacerlo, en ti está el cambio ¡Si se puede! Construyamos un mundo mejor.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad