Badabun te recomienda

Fue abortado y tirado a la basura. Pero cuando su mamá lo tocó comenzó a moverse y…

bebé milagro fe mentira miniatura

No hay duda que en el mundo pasan cosas inexplicables que a pesar de cualquier opinión o pronóstico se abren camino y sucede un verdadero milagro, en este caso la fe de una mujer logró que esto sucediera.





Sonja y Eddie Taylor residentes de Miami, Florida ya llevaban tiempo queriendo ser padres, sin embargo la suerte no había estado de su lado y esto parecía cada vez más difícil, por eso decidieron recurrir a tratamientos de fertilidad (fecundación in vitro), así finalmente en el 2006 les llegó la noticia que tanto esperaban desde hace mucho tiempo, estaban muy felices. 


Todo iba bien con el tan esperado bebé hasta que un día a principios del cuarto mes del embarazo Sonja empezó a tener graves problemas de salud, su útero se inflamó tanto que la única opción para salvarle la vida a era provocarle el parto inmediatamente, para un bebé de tan solo 21 semanas eso significa un aborto, sin embargo la madre de esta pequeña no perdió la fe y decidió mentir como última esperanza.


Ella dijo a los doctores que estaba en la semana número 24 cuando en verdad tan solo estaba en la 21, en respuesta a esto, los médicos decidieron realizar una cesárea de emergencia para intentar salvarlas, fue así como Amillia que medía tan solo 24 centímetros y pesaba 280 gramos llegó al mundo. Como era de esperarse, el bebé no se movía, por lo que los doctores lo dieron por muerto y justo antes de que desecharan su cuerpo, su mamá lo tocó para despedirse y fue entonces que el milagro sucedió. Su hija comenzó a moverse. 

Tan solo imagina lo frágil, delgada y pequeña que era, los médicos no podían creer lo que estaban viendo. La bebé gritó tan fuerte como si esa fuera su vocecita diciendo que lucharía por vivir. 


Normalmente un bebé nace entre las 37 y 40 semanas, sin embargo está bebé solo iba a la mitad de su desarrollo. 

Mares de lágrimas salían de los ojos de sus padres pues tenían sentimientos encontrados, estaban sumamente felices y agradecidos por qué su hija sobreviviera sin embargo su preocupación era igual de grande, ya que lo peor aún estaba por venir, debían esperar para saber si podría vivir. 


Rápidamente llevaron a la pequeñísima a Amillia a una incubadora y la conectaron a monitores para cuidarla en todo momento.

Por dos meses sus padres solo podían verla  a través del cristal pues su condición era difícil, pero al pasar este tiempo fue cuando por fin Sonja pudo cargarla y darle leche en biberón por primera vez. 


El mundo entero estaba impactado por esto, la pequeña bebé rompió un record mundial aferrándose con todas sus fuerzas a la vida.




Esto es algo que desafía a la ciencia totalmente, la guerrera más pequeña Amillia creció rápidamente para ser una niña fuerte, sana, normal y también hermosa. 


Ahora la familia Taylor crecerá aún más ya que los padres de Amillia han decidido adoptar una hermana mayor de 16 años, ellos sienten que deben compartir su bendición con más personas y regresar el bien que dios hizo por ellos. 


No hay duda que esto nos deja una importante lección de vida, de como la fuerza de una pequeña pudo más que los peores pronósticos. No importa cuán grandes sean tus problemas, siempre lucha y mantén la esperanza, recuerda que el destino no está escrito y solo tus acciones pueden cambiarlo ¡Nunca pierdas la fe!
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad