Badabun te recomienda

Estaba por morir y el dolor era insoportable. Entonces su esposo hizo esto...


Laura y Howard se conocieron desde pequeños, Laura fue aquella chica nueva en el vecindario y desde que habló con Howard ya jamás se separaron, salían a pasear en bici por las tardes, se esperaban después de la escuela y hasta veían películas por las tardes. Pronto se convirtieron en adolescentes y el amor entre los dos era evidente, a los 16 comenzaron su noviazgo, sabían que eran el uno para el otro y a los 22 decidieron unir sus vidas para siempre. 




Lo que parecía la historia perfecta fue interrumpida cuando Howard tuvo que partir a la Segunda Guerra mundial, Laura estaba destrozada tal vez era la última vez que vería al amor de su vida, tristemente lo abrazó muy fuerte diciéndole que cuando regresará estaría esperándolo. Entonces Howard la tomó fuertemente de la cintura y después de un beso en la frente empezó a cantarle la canción ¨You'll Never Know¨ (Nunca sabrás) ¨Nunca sabrás lo mucho que te extraño, nunca sabrás lo mucho que me importa¨. Las lágrimas corrían por el rostro de ambos y desde entonces se convirtió en la canción de sus vidas.  Fueron años los que esperaron para volver a encontrarse, cientos de cartas en el cajón son la prueba de ese amor a distancia hasta que por fin se volvieron a ver para estar juntos por el resto de sus días.  


Tuvieron tres hijos a los que adoraron con toda su alma, realmente fueron una familia muy unida y feliz. Los años pasaban y aquellos niños que corrían por la casa haciendo desorden se habían convertido en grandes padres, fue entonces cuando Howard y Laura conocieron a sus nietos, a los 50 años de casados la familia decidió organizar una pequeña pero muy significativa fiesta para celebrar, acompañados de sus hijos y nietos se sentían muy afortunados. Y claro no pudo faltar aquel tierno baile y lento en el que los dos unieron la mirada al son de su canción. 


Hoy Laura a sus 93 años se encuentra debatiendo entre la vida y la muerte, acostada en aquel cuarto frío, conectada al oxígeno pero con una linda sonrisa, su nieta le tenía una sorpresa. Llevó a su abuelo Howard a visitar a su amada, apenas y podía caminar pero la silla ruedas sirvió perfecto para ir a despedirse, ahora es ella la quien tiene que partir, pero es un viaje sin regreso ¿Cómo te despides de esa hermosa mujer que compartió 70 años contigo? La mujer ya no puede más, sin embargo la alegría se nota en su rostro, en esos párpados caídos pero con ese brillo único que sólo su esposo provoca, lentamente se acerca a ella y la toma de la mano, Howard no escucha muy bien pero su nieta se encarga de repetirle más fuerte lo que Laura quiere decirle: ¨Te amo¨ y él responde ¨También  te amo¨. Enseguida comienza a cantarle la canción ¨Nunca sabrás lo mucho que te quiero¨ cantando dulcemente mientras acaricia su cuello. 




Los años se han llevado la vista de Laura, sólo puede percibir sombras y luces, pero podría reconocer a Howard con el simple tacto. A pesar de todo se veían felices y bromeaban un poco, una despedida que duele pero saben que se amaron hasta el último momento. Sí hay amores para siempre, śi hay amores que sobreviven después de una guerra mundial y que después de 70 años juntos se siguen adorando como aquel día en que Laura llegó al vecindario con ese lindo vestido rosa y dos coletas que volvieron loco al niño rebelde de la cuadra.





¨Amar es envejecer juntos¨
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad