Badabun te recomienda

Cuando supo de que murió su hijo no podía creerlo. Era tan fácil evitar que muriera


El caso de Juan Díaz conmocionó a todo México y ahora, su historia es compartida para poder salvar la vida de otros niños. No volverás a ver las albercas igual…

Juanito era un pequeñito de 10 años que un día fue a nadar con sus amigos, era un día de mucho sol en Ciudad Obregón y estaban de vacaciones así que el plan sonaba bien. Luego de pasar unas horas nadando, su madre pasó por él y lo llevó a casa. 

La madre de Juan, Ana María, platicó con él en el camino y al llegar a casa el niño tomó un baño y se fue a tomar una siesta, estaba agotado. Su mamá veía todo normal pero cuando decidió ir a verlo, notó que el niño tenía espuma en el rostro y que no se movía. Intentó despertarlo pero fue imposible, su hijo estaba muerto.

La autopsia reveló que Juanito se había ahogado  pero “en seco”, algo que rara vez ocurría pero que era mortal. Ana María casi se volvía loca de la pena pues nunca había escuchado hablar sobre eso, sólo quería a su hijo con vida. 



Lo que ocurrió es que las vías respiratorias de Juanito se cerraron para evitar que entrara agua a sus pulmones, es un mecanismo de defensa natural que tenemos todos los seres humanos, tanto niños como adultos. Tal como ocurrió con él, las víctimas se ven completamente normales pero horas después de salir de la alberca se presentan los síntomas. 

Estas son las principales señales de un caso de ahogamiento en seco:

1.- Apatía

2.- Labios de color azul

3.- Fatiga

4.- Problemas para respirar

5.- Dolor en el pecho

6.- Tos fuerte

Si observas algo como esto acude al médico cuando antes pues sólo así podrás salvar la vida. Ana María no lo supo pero hoy participa en campañas de información y prevención para que historias como las de su hijo no se repitan. Recuerda compartir esta información pues tú podrías salvar una vida. 

Fuente: Nolocreo

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad