Badabun te recomienda

Cuando la rescataron solo pedía una cosa, una pistola para matarse, ya no quería vivir más…


Es claro que las nuevas generaciones no tienen nada que ver con la época de los abuelos, la forma de pensar y actuar es totalmente diferente, siempre vamos a chocar en cuanto a ideas pero no hay que sobrepasar los límites. Tal y como lo hizo Don Chuy, un abuelo habitante de la ciudad de Puebla, que perdió la razón al querer darle un castigo a su nieta, Liliana, una chica de 15 años que últimamente andaba muy ¨rebelde¨ ¿Quién no ha estado así en plena adolescencia? 




Liliana quedó huérfana desde los 5 años, lo único que tenía en la vida era su abuelo, quien sin dudarlo se hizo cargo de la pequeña. El hombre a sus 67 años es velador de una escuela... Desde que Liliana era pequeña se quedaba a dormir con una vecina, pero con el paso del tiempo ya se dormía sola durante la noche, nunca había pasado nada fuera de lo común.   


Todo el mundo sabía que Don Chuy tenía muy mal carácter, prácticamente nadie se le acercaba a Liliana cuando su abuelo se encontraba cerca, sin embargo, una de las madres de familia en la escuela que velaba le comentó que había visto a su nieta últimamente con unas niñas de muy mala reputación en la colonia, el abuelo enfureció y por la mañana al llegar a casa habló con su nieta, él no iba permitir que su hija terminará en la capital vendiendo su cuerpo, le dejó bien claro que la prefería muerta antes de dedicarse a un mal oficio. Liliana le explicó que ella no hacía nada malo, que ni siquiera había tenido algún contacto con un chico, pero el hombre parecía no entender razones, así que sin pensarlo esa misma tarde decidió darle un escarmiento. 



La chica se encontraba en la mesa terminando su tarea, cuando su abuelo se preparaba para irse, inesperadamente le dijo a Liliana que ya dejara eso ahí y lo acompañara al patio trasero ¿Qué es lo que tramaba? tomó una cadena gruesa y un candado, la chica asustada intentó salir corriendo, pero su abuelo la forzó hasta lograr amarrarla de ambos pies.  No le importó el llanto desesperado de su nieta diciendo: ¨abuelo, yo no hago nada malo, no me hagas esto¨... El hombre enfurecido la encadenó a un árbol y no conforme con eso, la violó para demostrarle lo que le esperaba si se seguía juntando con esas amistades. 




Esa noche la adolescente pasó horas llorando, con frío y un dolor inmenso entumía su cuerpo, sentía el frío a través de las cadenas. Durante varios días la chica fue abusada por su abuelo, pues el hombre creía que era el mejor castigo. Solo manteniéndola encadenada y con esa tortura entendería la lección.   


Afortunadamente una de las vecinas se dio cuenta de la situación, al no poder entrar al hogar, llamó de inmediato a la policía. Sin embargo, grande fue la sorpresa de todos, pues cuando llegaron a rescatarla, la chica no hacía más que suplicar que le dieran una pistola para matarse, pues ya no quería vivir...  Las condiciones en las que la encontraron eran realmente lamentables, no solamente el daño físico, fue necesario que recibiera apoyo psicológico y la canalizaron a un internado católico donde ahora está mucho mejor...  
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad