Badabun te recomienda

Suplicó que le cortaran la pierna a su bebé, lo que hizo después fue mucho peor


Tamara y Jimmy estaban en espera de su primera hija, decidieron llamarla Jemma, esa niña aún no nacía y ya se había convertido en lo más sagrado para la pareja, los traía vueltos locos, querían comprar todo lo de bebé que se encontraran en el camino, tardaron una vida en elegir los colores para su cuarto, querían que su pequeña se diera cuenta de todo lo que planearon para su llegada. 

Todas las tardes hablaban de a quién se parecería, si tendría los ojos de Tamara o Jimmy o si sería uno de esos bebés mezclados perfectamente con las características de papá y mamá. Y así podían pasar las horas, mamá le contaba cuentos desde la panza mientras Jimmy afinaba sus cuerdas bucales con sus mejores canciones. 



El día llegó, Jenna ya por fin era parte de este mundo, pero algo no andaba bien. Los médicos hablaron con Tamara antes de que viera a su bebé, al parecer presentaba un problema en su pierna y brazo. Pero ese aviso no fue lo suficiente para que la madre no quedara en shock al ver a su pequeña, sólo tenía 4 dedos en cada mano y no tenía el tobillo de la pierna derecha. 



¿Qué es lo que estaba pasando? Esta joven pareja no tenía idea de cómo reaccionar, nadie te enseña a enfrentar algo así, temían por la salud de su hija, la manera en que sería su vida y cómo la gente puede llegar a ser muy cruel con las personas que tienen habilidades diferentes. 

Los médicos les hicieron la recomendación de someter a Jemma a varias cirugías durante varios años, con el fin de alargar su pierna. Sin embargo, era tirar una moneda al aire, pues a pesar de un promedio de más de 10 cirugías existía la posibilidad de que no funcionara. 

Después de tantas operaciones los padres se quedaron sin dinero y sin un seguro médico que pudiera cubrir las necesidades de su hija. Fue entonces que con el más grande sentimiento de impotencia decidieron poner fin al sufrimiento, con todo el dolor de su corazón tomaron la decisión de amputar la pierna de Jemma a los 9 meses de edad y la abandonaron en el hospital al no poder pagar lo costos de dicha operación. Sabían que los doctores terminarían haciendo la operación. Además de que le encontrarían una nueva familia. 




A los pocos meses la pequeña fue adoptada por una familia feliz, llena de amor. Al poco tiempo la pequeña empezó a caminar con ayuda de una prótesis, su vida dio un giro por completo, ahora era una niña muy contenta y sus nuevos padres le enseñaron a amarse tal y como es. La metieron a realizar actividad física desde los dos años, querían que se sintiera orgullosa de sí misma y que supiera que podía lograr lo que quisiera en el mundo.  Una prótesis no iba ser impedimento para que Jemma tuviera una vida como cualquier otra niña de su edad. 



Jemma ha demostrado su fortaleza para los deportes, de hecho quiere convertirse en animadora profesional. Es una niña única, le encanta jugar al béisbol, andar en bici, correr, saltar, nunca está quieta, cuando no está haciendo alguna actividad fuera, no para dentro de casa. 


Para su nueva familia la condición de Jemma nunca ha sido una discapacidad, su valentía ha llenado de esperanza y ganas de vivir a cada integrante. 

No importa que tan fuerte golpee la vida, siempre hay mil razones más para levantarte y seguir, no tienes el derecho a quejarte de problemas superficiales cuando hay niñas tan pequeñas enfrentando situaciones tan difíciles y dolorosas como Jemma. Así que tú no tienes ningún pretexto para levantarte y confrontar esos obstáculos que te impiden mantener esa sonrisa en el rostro. 


Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad