Badabun te recomienda

7 señales que tu cuerpo da para advertirte que sufrirás una grave enfermedad


Por si no lo sabías, la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y representa una sexta parte de todo nuestro peso corporal. Es nuestra armadura, la capa protectora que evita que bacterias, hongos y agentes extraños, entren a nuestro interior. 

Por si fuera poco, la piel manda información muy precisa al cerebro, respecto a la temperatura corporal del exterior y otros dolores o posibles peligros que nos acechan. Pero ¿Conoces los mensajes que te da la piel para identificar una posible enfermedad interna? A continuación, descubrirás las señales más comunes que te dicen que una enfermedad se avecina:



1.- Piel dura y reseca 


Sin duda, este es uno de lo síntomas más comunes y evidentes. Desgraciadamente, muy pocas personas tienen la habilidad de diferenciar una piel seca producto de la edad y una piel seca producto de una enfermedad. Para eso, es necesario acudir con un dermatólogo, un médico especialista en la piel que nos revise y evalúe. La salud es lo más importante, no lo tomes como un juego. 

Es bien sabido que el endurecimiento de la piel de los codos y el mentón, implica un problema en los riñones. La resequedad en la piel en edades tempranas, puede ser motivo de irregularidades en las hormonas. 

Lo importante es saber identificar cuando la piel de alguna parte de tu cuerpo está reseca. Ese será el momento de visitar al médico. 


2.- Oscurecimiento de rodillas y codos


Por lo general, el oscurecimiento en esas zonas de la piel, implica algún problema hormonal, pero ¡No te asustes! Por lo general, solo se trata de la glándula suprarrenal, quién se encarga de regular el estrés. 

Si notas que tus codos se oscurecen y la piedra pómez no te ayuda a aclararlos ¡No la pienses! Y acude a tu médico. 

3.- Problemas en las uñas


Las uñas revelan precisamente el estado de nuestro sistema inmunológico. Nuestro cuerpo siempre está lleno de bacterias que viven fuera y dentro de nuestro organismo; sin embargo, estas solo nos afectan cuando nuestras defensas están bajas. 

Si notas que en tus uñas y pies hay hongos, puede estar relacionado con un sistema inmunológico débil, provocado por la mala alimentación y la falta de ejercicio. 

En estos casos, conviene utilizar productos especializados para los hongos y las bacterias de la piel, pero si los síntomas persisten, no dudes en visitar a tu médico. La salud es lo más importante. 

4.- Salpullido y erupciones cutáneas


No hablamos de granos o espinillas, sino de una erupción rojiza y extraña en la piel. En la mayoría de los casos, son causadas por una alergia leve o la picadura de un animal o mosco. 

Generalmente, estos malestares se curan en pocos días; sin embargo, existen otros salpullidos similares que anuncian la presencia de males más preocupantes, sobre todo cuando vienen acompañados de otros malestares como fiebre, cuerpo cortado y dolor en articulaciones. 

Es importante poner mucha atención a estos síntomas pues nos alertan de posibles enfermedades como diabetes o cáncer. Nunca dejes de estar pendiente de tu piel. 

5.- Lunares, manchas de color y otras malformaciones 


La presencia repentina de lunares o verrugas, son señales de múltiples posibles enfermedades. En el peor de los casos, puede tratarse de cáncer en la piel. 

En estos casos se recomienda evitar el contacto prolongado con el sol, pues los rayos ultravioleta, podrían resultar muy dañinos para una piel enferma. 



6.- Acné


El acné puede es señal de alteraciones en el ciclo hormonal, es por eso que la mayoría de los adolescentes lo padecen, pues sus cuerpos, durante esa etapa del crecimiento, genera muchas hormonas; sin embargo, hay ciertos lugares donde hay que poner mucha atención, en el caso de que se presenten granos y espinillas, por ejemplo, en la parte inferior de la mandíbula de la mujer, pues podría ser señal de una posible enfermedad: el síndrome del ovario poliquístico. 

7.- Cambios de color en la piel


Está demostrado que las personas que tienen inicios de diabetes, sufren cambios de color en la piel. 

En muchos casos, los diabéticos pueden tener una piel brillosa que parece recién bronceada; sin embargo, es producida por un problema en la forma en la que el cuerpo asimila los minerales, como el hierro. 

Otro síntoma muy común, es la piel amarilla. Desgraciadamente, esto de debe a problemas con el hígado o en los casos más severos, puede significar hepatitis A, B o C.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad