Badabun te recomienda

Un niño posa para su foto escolar. 30 años después su maestra le hace una escalofriante llamada

Lorly Schick Cory maestra preescolar kare 11

Después de casa el lugar en el que pasamos más tiempo evidentemente es la escuela ¿Qué es lo que más recuerdas de esos días de clases? Tal vez a tu mejor amiguita, la manera en que jugabas con plastilina y qué decir de los juegos en el recreo, querías que durará una eternidad para no bajar del columpio. ¿Recuerdas a tu maestra en el preescolar? ¿Era dulce o regañona? Particularmente la maestra de jardín nos marca más que el resto, es el primer contacto con una mujer que no sea mamá, y en ocasiones descubres que sí puedes querer a dos mujeres lindas a la vez. 





Esta historia comienza en un jardín de niños, fue en la década de 1940 en que Lorly Schick, una joven maestra decidió dedicar su vida a la enseñanza de pequeños, sus primeros grupos la ponían nerviosa, quería hacer el mejor trabajo, realmente amaba a sus alumnos y se esforzaba cada día en ser la mejor maestra. Con el paso de los años, fue distinguiéndose entre los padres de familia, recomendada por muchos. Cariñosa, paciente y sobre todo muy buena para transmitir el conocimiento. Generaciones y generaciones regresaban años después para saludar a la maestra Schick ¨Recuerdas para siempre a tu profesora de preescolar. Mi favorita era la señora Schick. Era la mejor. Pero se jubiló al año siguiente, así que ya no la pude ver en la escuela¨ comenta uno de sus últimos alumnos. 

Después de 49 años de impartir clases a cientos de pequeños, fue en el año de 1989 cuando se retira de la docencia. El paso del tiempo jamás hizo estragos en su memoria, recordaba cada una de esas tiernas caritas, como si los años no hubieran pasado. Al jubilarse decidió hacer un viaje por todo el país  con su esposo, era tiempo para descansar. Sin embargo, la vida tenía otros planes y unos días antes del viaje, su única compañía, quien estuvo a su lado durante décadas en las buenas y en las malas fallece. La muerte de su esposo fue un golpe muy duro, es curioso como la vida te enseña que da igual los planes que tengas, al final ella decide qué camino tomarás.  Y pese al dolor intenso que le provocó decir adiós al amor de su vida, la maestra tomó aliento para seguir. 


El tiempo pasaba y la soledad se convirtió en su única compañera, pero en el fondo no estaba sola, los recuerdos seguían en su mente y corazón. Aquellos niños traviesos corriendo, saltando y gritando de un lado otro daban vueltas en su cabeza, mañana, tarde y noche. A veces, por las tardes la maestra reposaba en su silla de madera frente a la ventana para tomar un poco de los rayos del sol, y mientras se mecía soltaba tiernas sonrisas al recordar las ocurrencias de sus alumnos ¡Imagina cuántas podría tener! 



Su cuerpo ya cargaba 90 años, entonces fue tiempo de dejar su hogar y mudarse a un asilo, no era tan malo había personas con las que podía platicar vidas enteras. Sin embargo, aquella tarde fue especial, decidió despejarse un poco y encendió el televisor en el canal Kare 11 Sunrise, no le costó ni un minuto darse cuenta que uno de los presentadores en el noticiero, era uno de sus alumnos. Desde entonces se volvió fan del programa ¡No se lo perdía! A sus 90 años estaba muy consciente del tiempo y era muy puntual. Ver a su alumno transmitiendo la transportaba a los años 40, en el que mientras ella pintaba letras en el pizarrón, los niños esperaban en sus sillitas. La alegría y melancolía de estos recuerdos, revivían a la dulce anciana. 

A los días, escribió una carta con destino al programa en el que expresaba el orgullo que sentía por su alumno, y lo feliz que la hacía ver el noticiero. ¨Salúdame a Cory ¡Dígale que ahora su maestra tiene 90 años, y le desea lo mejor! 


El presentador se sintió muy conmovido y afortunado de que una de las personas más importantes para él, lo recordará con tanto cariño y se sintiera orgullosa de él. Por lo que decidió asistir al asilo donde la maestra Schick, le llevó un ramo de rosas y una linda caja de recuerdos del jardín. Y así en una foto tras otra, volvieron a vivir cada una de las actividades dentro y fuera del aula. 


Como todo buen presentador, no dejó pasar la entrevista en la que le dijo: ¿Cómo fue que lo reconoció después de tantos años? La maestra respondió: ¨Ningún pequeño era igual, por más similitudes con los demás, siempre había algo especial que los diferenciaba del resto¨ 

Y tú ¿Qué es lo que más recuerdas del preescolar?
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad