Badabun te recomienda

Parece solo un tronco podrido, pero pagaron más de 10 millones de dólares por él


¿Cuántas veces has visto algo en tu casa o cerca de ella y piensas que es basura? Seguro muchas, pero donde tú ves algo que no sirve, alguien más ve maravillas y eso es justamente lo que le pasó a Zheng Chunhui.

Este artesano chino vivía en una aldea, su trabajo consistía en tallar figuras de madera que luego se vendían como artesanías y también realizaba trabajos de carpintería. Cerca de su aldea había un bosque y seguido cortaban árboles de ahí pero era ilegal, por lo que no sorprendía que de repente pedazos de troncos quedaran abandonados.

Mientras daba un paseo Zheng Chunhui encontró un tronco casi entero y pensó que después quien lo había cortado regresaría por él, pero los días pasaban y el tronco sólo se llenaba de bichos y polvo, hasta parecía estarse pudriendo. Con ayuda de otros aldeanos el hombre llevó el tronco a su taller y decidió crear una obra única. 




Pasaron 4 años hasta que este artesano pudo terminar de tallar el tronco, pues sólo trabajaba en él de noche, cuando había terminado las ventas del día, de lo contrario se hubiera quedado sin comer. La obra rápidamente llamó la atención pues por un lado parecía un tronco podrido pero al verlo de cerca era una obra de arte, más de 500 figuras humanas habían sido talladas en ellas. 





La escultura estaba basada en la pintura “A lo largo del río durante el Festival Qingming”, una fiesta china que se celebra 104 días después del solsticio de invierno para honrar a los ancestros. La obra fue comprada por un coleccionista en más de 10 millones de dólares y después fue donada a un museo en Fuzhou, en la provincia de Fujian y ahí, el equipo de los Récord Guiness la reconoció  como la escultura continua de madera más grande del mundo. 





Hoy la hazaña de Zheng Chunhui ha dado la vuelta al mundo y ha recibido ofertas millonarias de museos que buscan quedarse con su obra, simplemente increíble.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad