Badabun te recomienda

Ella estaba lista para morir y se arrastraba por un puente. Lo que pasó después….

perra animal rescate sarna adopcion hogar veterinario

En internet es fácil encontrarnos con historias horribles que nos hacen temer del mundo, pero también hay otras que nos hacen recuperar la esperanza en la humanidad, una de ellas es la vida de Kelsey.

Esta perrita con mirada de ángel vagó por las calles de Bali a lo largo de varios meses, no se sabía si había nacido de una perra callejera o alguien la había abandonado pero era claro que le temía a los seres humanos porque la habían maltratado en varias ocasiones. 




Por semanas se alimentó de la basura, su pelaje desapareció para dar lugar a un severo caso de sarna, las pulgas y las garrapatas habían provocado varias heridas en su piel y caminaba con dolor, pues sus patitas estaban muy lastimadas. En un principio Kelsey  se había defendido de aquellos que querían maltratarla pero su debilidad era tanta que con trabajos podía mantenerse de pie. Quienes la veían la golpeaban y la ahuyentaban para que no les fuera a contagiar algo y sólo sentían lástima.



Cierto día unos rescatistas iban pasando por un puente de la ciudad cuando vieron a un grupo de niños persiguiéndola, rápidamente se bajaron pues los pequeños iban armados con piedras y palos dispuestos a lo peor. Estas personas envolvieron a Kelsey en una manta y la trasladaron a una clínica veterinaria para atenderla de inmediato, una semana más en la calle y Kelsey habría muerto.



La perrita se dejó cargar sin problema, a pesar del sufrimiento que vivía por la falta de alimento y su pésima condición de salud, su mirada de ángel seguía intacta y fue justo eso lo que habló al corazón de los rescatistas y el veterinario que la atendió. Kelsey fue alimentada y después recibió un baño medicado, los pronósticos no eran buenos pero el veterinario no se dio por vencido, esperaba un milagro.




Una semana después de haber sido rescatada el pelo de Kelsey comenzaba a crecer y varias de sus heridas habían sanado. La sarna había disminuido constantemente e incluso decidió convivir con los otros perros del refugio. La diferencia no nada más era la medicina y el alimento, sino el amor con el que había sido tratada.


Kelsey demostraba mucho cariño y amor a quien se le acercaba. Disfrutaba correr con los otros perros y sentarse a ver el horizonte, era evidente que estaba lista para encontrar un hogar. 


Poco quedaba de la perrita que había sido rescatada, Kelsey estaba agradecida con la vida y cuando los rescatistas difundieron su imagen una chica respondió al llamado. Ella se convirtió en la nueva dueña de Kelsey y hoy son inseparables. 

¿Conoces otras historias así? 

Fuente : Nolocreo.com
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad