Badabun te recomienda

Atleta sacrificó medalla de oro por salvar la vida de su caballo y los jueces le dieron este premio

olimpiadas Parzival Adelinde caballo retira

Parzival, un caballo de 19 años. Lleva prácticamente toda su vida entrenando al lado de su compañera, la atleta holandesa Adelinde Cornelissen. Juntos han logrado posicionarse como campeonas en Europa y logrado ganar medallas por el mundo. Por lo que los juegos olímpicos en Río de Janeiro no serían la excepción.  Para Parzival las competencias no eran algo nuevo, inclusive le encanta ganar. Desde meses atrás se estuvieron preparando ambas de manera estricta y dedicada con el fin de conseguir la medalla de oro. Nunca antes Adelinde se sintió tan conectada con Parzival, éste triunfo era suyo.  

Viajaron a Río de Janeiro, todo esta perfecto, la emoción no podría ser mejor. Parecían eternos esos días para que llegara el momento de salir a montar. Sin embargo, tres días antes todo cambió, de la noche a la mañana Parzival presentó fuertes malestares, su cara presentaba una hinchazón alarmante ¿Qué pudo haber pasado? Por si fuera poco en cuestión de minutos la fiebre subió a 40 grados. 



La atleta de 36 años, angustiada por la vida de su compañero.  Lejos de preocuparse por la competencia, temía por la vida de Parzival, ahí estaba su pequeño amigo, aquel que la acompañó desde los 17 años, cuando tantas veces se cayeron juntos pero con más fuerza se levantaron, su confidente, no hay nadie más en el mundo que sepa todo de Adelinde como esos lindos ojos cafés, podía pasar horas acariciando su pelo y hablar sin parar.  

Los veterinarios determinaron que algún insecto le había provocado estar convaleciente, Adelinde no se separó ni un momento de él, pasó la noche en el establo con tal de ver como seguía Parzival. Si la vida se lo quitaba, no iba dejar que muriera solo. Lo cual ayudó a Parzival, y a la mañana siguiente su temperatura estaba completamente estable, la hinchazón bajó y con asesoría de expertos determinaron que podía competir. 

Ambos tenían un compromiso con su país y no podían darse por vencidos. Pero en el momento en que salieron a la arena, algo no estaba bien. Parzival no se sentía igual, ¡Por favor! la atleta conocía perfectamente a Parzival y sabía que estaba dando su mayor esfuerzo, no iba a dejarla sola, pero realmente no podía más. 


Adelinde tomó la decisión entonces de regresarle un poco de todo lo que ha hecho éste animal por ella, y agradeciendo al público se retiró. Ninguna competencia en el mundo, ni siquiera las olimpiadas o una medalla de oro fueron más importantes que la vida de Parzival, pese a las posibilidades que tenía la atleta, prefirió darse por vencida antes que complicar la salud de su caballo. 


Después del suceso, Adelinde publicó por medio de facebook la razón por la que se retiró de la competencia. Las personas admiraron su acto y la felicitaron por no dejarse envolver por la ambición, que al final una medalla no se compara con todos los años vividos y la salud de un ser amado. Impresionados por el maravilloso acto, los jueces le dieron a esta mujer una medalla de oro simbólica como reconocimiento a su talento, esfuerzo y amor.  No hay mayor alegría para la atleta que montar a Parzival a todo galope, desprendiendo arena a su paso con el corazón contento. 

Simplemente a veces es mejor ser humano, que competidor.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad