Badabun te recomienda

11 cosas que tu madre mantiene en secreto y que te harán llorar. Comparte si la amas


¿Te imaginas lo que implica ser madre? Estos seres maravillosos que nos dieron la vida son una caja de secretos pues por buscar una vida perfecta para ti, sufren con gusto, para ellas tu sonrisa es lo más valioso en el mundo.

¿Quieres saber de qué hablamos? Entonces conoce estos secretos que toda madre guarda, seguro no los habías pensado y al conocerlos no podrás evitar que se te escapen unas cuantas gotitas de los ojos…



1.- Eres la razón de la mayoría de sus lágrimas

Desde que supo que te esperaba lloró, volvió a hacerlo al conocerte por fin, cuando le llamaste mamá por primera vez, de felicidad con cada uno de tus logros y de coraje cuando te vio sufrir. 

2.- Verte llorar es lo que más le duele

Ella quisiera que tu mundo fuera perfecto, que no conocieras lo que son los problemas pero es imposible. Cada una de tus lágrimas es como una puñalada en el corazón y lo peor es que muchas veces no hay nada que pueda hacer más que escuchar lo que tengas que decir. 


3.- Ella también quería el último bocado

Cuando compartieron un postre, algo delicioso de comer, un dulce o algo similar, claro que ella quería el último pedazo pero te lo dio porque prefería verte feliz. Lo más importante es que por ti no sólo renunció a eso sino a muchísimas cosas más.

4.- No hay sacrificio que no hiciera por ti

Desde que naciste o por lo menos mientras viviste con ella pensabas que el mundo era perfecto y que tu madre lo sabía todo, encontraba cualquier cosa, arreglaba lo que fuera…y no, tu madre ocultó infinidad de problemas para que no te enteraras, trabajó horas extras, tuvo problemas de dinero, se presentó enferma en la oficina y todo para que a ti no te faltara nada, hasta te mintió con tal de verte contento.

5.- Siempre se preocupa por ti

No importa la edad que tengas, tu mamá siempre buscará que estés bien. Muchas veces te esperó de madrugada para ver que llegaras bien a casa, tenía miedo de dejarte salir con tus amigas o tus amigos pero tuvo que controlarse para que fueras feliz y disfrutaras la vida. Piensa en ti cuando tienes un examen o algo importante en el trabajo pero confía en que lo harás excelente. 

6.- Muchas veces sintió miedo

Al verte tan frágil desde bebé, dudó de ser madre, dudó de poder cuidarte, le aterraba lastimarte porque no llegaste al mundo con manual de instrucciones. 

Pensó lo peor cuando tuviste tu primer fiebre, el corazón se le congeló cuando aprendiste a manejar y te llevaste el carro por primera vez solo igual que cuando diste tu primer paso y luego te caíste…su confianza en ti le ayudó a superarlo.

7.- Le has provocado mucho dolor

Empezando por el día en que dio a luz, cuando recién te salieron los dientes y la mordiste, cuando la pateaste y le jalaste el cabello en algunos de tus berrinches…todo se arreglaba con una sonrisa tuya. Después cuando le decías que era mala y que no la querías sin siquiera una disculpa…pero ella fue fuerte y sabe que eran sólo etapas de tu vida.

8.- Odió cuando te fuiste lejos de ella

A estudiar, porque te fuiste a vivir con tu pareja o te casaste. No sabía si alguien podría cuidarte como ella pero lo permitió porque sabía que tú estarías a su lado sólo por un tiempo pues tenías que hacer tu vida.



9.- Sabe que no es perfecta

Cuando tu mamá piensa en todo lo que ha vivido contigo seguro hay cosas que hubiera querido hacer mejor, errores que le dolieron y que hoy entiende cómo pudo evitarlos…pero lo que no duda ni un poco es que siempre trató de ser la mejor mamá para ti.

10.- Ama verte

Desde que estabas bebé adoraba verte dormir, después cuando llegabas a casa de la escuela, cuando te quedabas dormido en el sofá, cuando comías tan concentradamente masticando, pensando, saboreando…simplemente eres lo más maravilloso que hay en su mundo aunque no lo creas.

11.- Hubiera querido dormir más

Desde que naciste nunca volvió a dormir igual. Se levantaba en las noches para ver que estuvieras respirando y se quedaba varios minutos viéndote, luego cuando empezaste a ir a la escuela debió levantarse más temprano para arreglarte y que llegaras a tiempo, terminaba el trabajo en casa para poder atenderte y seguía con sus pendientes aún después de que te dormías. Las horas de sueño no se recuperan, pero verte feliz es todo lo que necesitó para hacerlo con gusto.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad