Badabun te recomienda

10 trucos fáciles para perder peso sin dieta en semanas. Dejarás de ser la gordita del salón


Cuando pensamos en la palabra dieta, automáticamente se activa la alarma de rechazo. ¡Por favor! A nadie le gusta la idea de tener que aguantarse las ganas de todo lo delicioso que vuelve loco a nuestro paladar. Sin embargo siempre hemos vivido con el significado erróneo, dieta simplemente quiere decir controlar lo que comemos y en cuántas cantidades. No necesariamente que te la pases comiendo lechuga toda la semana. 

¡Basta! No tienes que matarte de hambre para lograr el cuerpo de tus sueños, adelgaza sin tener que sacrificarte: 



1. Agua por el refresco 

Ya sé que te encantan todos los refrescos y que la comida no te sabe igual sin ellos. No significa que tengas que sacarlos de tu vida para siempre, simplemente puedes empezar con unas dos o tres veces por semana, a cambiar el refresco por agua. Puede ser agua de sabor ¡Sin azúcar! y completamente natural. 

2. Proteína 

Es muy importante que no saltes el desayuno y que incluyas las proteínas necesarias para comenzar el día. Leche, huevo o queso son opciones buenas para aguantar el resto del día, sin tener que estar muriendo de hambre a las 2 horas. 


3. Sin aderezos 

Creeme comer ensaladas todo el tiempo con aderezos no te ayuda en nada. Esas calorías que según tú te ahorras son las mismas que contiene la forma en que bañas la ensalada con aderezo. ¿Por qué no lo cambio por el jugo de un limón? 

4. Evita el alcohol 

Una copa no hace daño, pero si eres de los que se acaba la botella o el cartón ¡No tienes remedio! Tu cuerpo no puede quemar las calorías si te excedes, y menos si apenas lo va intentar y tú ya le estás metiendo más. ¡Bájale! 

5. No comida rápida

Lo peor que puedes hacer es convertirte en el cliente frecuente de las gorditas de ¨doña chona¨ o los tacos de las esquina. Esos son gustos que se valen una vez a la semana. Trata de cocinar en casa, por más grasoso que sea el platillo siempre será mejor en casa, ahí no tienes una olla llena de aceite de días para freírlo. 

6. Come despacio

¿No te pasa que a veces comes tan de prisa que no tienes ni idea cuánto llevas? Si empiezas hacer por lo menos dos pausas al comer, verás la forma en que tu estómago se empieza a sentir lleno, si te atragantas el cerebro pierde la información y no puede dar la orden de saciedad. 

7. Haz deporte

¡Muévete! Si empiezas a comer de forma diferente tu cuerpo mostrará los cambios, pero si le agregas un poco de deporte ¡será genial! No necesitas matarte mil horas con los ejercicios más pesados, con el sólo hecho de caminar un poco más y no quedarte horas en la misma postura, las calorías se queman inevitablemente. 



8. No comas directo de la caja 

Si vas a comer tu cereal favorito, trata de tener una medida a la hora de servirte, porque mientras la caja esté llena tu puedes vaciar prácticamente todo el alimento y de eso no se trata. Tú pon la medida, pero no la cambies, si acostumbras a tu cuerpo a las mismas cantidades el metabolismo se acelera. 

9. Sin lácteos 

Evita los lácteos en exceso, son perfectos para el desayuno pero de preferencia no los elijas el resto del día. Ya que tienen bastante calorías por si solos y si los combinas con algo aunque sea leve, como lo cereales, ya la mezcla es excesiva. 

10. Sin postre 

Trata de comer bien, para que no tengas que recurrir al postre y terminar de llenarte. O bien cambia ese pastel o nieve que tanto te gustan, por sólo la mitad de lo que siempre comes. También puedes sustituirlo por fruta o semillas.  

Entonces ¿Qué esperas para empezarla? 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad