Badabun te recomienda

Mira por qué YA NO DEBES dejar que los niños usen una alberca. Podría ser mortal

Cuando hace calor lo primero en lo que pensamos es en meternos a una alberca y disfrutar del sol, nadar un poco, tomarnos un buen trago y pasarla bien. Suena simple, la idea la comparten muchos y por eso vemos albercas repletas de gente, donde claro, no pueden faltar las áreas de niños que si bien son bajitas para que no vayan a ahogarse, son de mucho peligro ¿quieres saber por qué? Sigue leyendo.

Aunque la natación es uno de los deportes más completos para niños y grandes, ha surgido una preocupación por todos aquellos que le practican desde bebés. El contacto constante con el cloro afecta los pulmones y si hablamos de niños, nos estamos refiriendo a que sus órganos no han terminado de desarrollarse.

El pasar mucho tiempo en la alberca aumenta el riesgo de desarrollar asma hasta en un 60%, puede hacer que respiremos con dificultad y hasta que los bronquios fallen, provocando la muerte del niño. El cloro afecta las paredes de nuestros pulmones. 

Pensarás que no es para tanto pero el asunto es peor en las albercas que visitas en vacaciones. Ya que muchos tienen la mala costumbre de orinar en las albercas, los dueños se ven obligados a usar mayores cantidades de cloro para mantenerlas limpias. Los niños son los más afectados.

Ya sea porque fueron a un campamento de verano o a las albercas con la familia, terminan pasando mucho tiempo en el agua y entre más contacto se tenga con el cloro, mayor riesgo para la salud. 

Como primeras señales de que hay un problema, se pueden observar problemas en ojos, nariz y garganta. De ahí el problema puede evolucionar a dolor agudo, tos y vómito.

Si bien no se ha prohibido que los niños se metan a la alberca, los expertos recomiendan limitar el tiempo en la piscina, estar al pendiente del nivel de cloro y cuidar que el niño no ingiera agua de la alberca. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad