Badabun te recomienda

7 veces en las que Dios trató de acabar con la raza humana, pero falló


Es un hecho que la madre naturaleza está enojada con el ser humano, y no es para menos, pues a lo largo de la historia el hombre se ha encargado de destruirla, y es tanto el daño que le ocasionamos que parece quedarle muy poco tiempo de vida.

Pero la naturaleza no se ha quedado con los brazos cruzados, ella también ha intentado contraatacar y exterminarnos como raza. 

Su método para exterminarnos son las terribles enfermedades que han surgido a lo largo de la historia. Hoy te presentamos las 7 veces en las que la naturaleza trató de acabar con la humanidad, pero falló. 

1. Viruela


Se trata de una enfermedad infecciosa causada por el Variola virus y es la pandemia que más muertes ha provocado en la historia de la humanidad, alrededor de 300 millones de víctimas. Se desconoce su origen exacto, pero se cree que pudo haber aparecido en el año 10 mil antes de Cristo. 

Entre sus síntomas destaca la aparición de numerosas ronchas. Además de altas fiebres, deshidratación y severas complicaciones en la salud. La vacuna se diseñó en el año 1976, por lo que ahora es perfectamente curable.



2. Sarampión


Se manifiesta por medio de marcas rojas en la piel, por provocar elevadas fiebres y fuertes malestares. Se contagia por medio del contacto directo y ha sido la segunda enfermedad más letal en la historia, cobrando la vida de 200 millones de personas. 

Hasta la fecha no se cuenta con una cura, pero los métodos preventivos han resultado tan efectivos, que prácticamente podemos decir que está controlada. 

3. Gripe española


Causada por un brote de Influenza virus A del subtipo H1N1, provocaba severas hemorragias que llenaban de sangre los pulmones del enfermo, haciendo que fallecieran ahogados.

De 1918 a 1920 esta terrible enfermedad acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas en todo el planeta. Su impacto se debió en gran medida a los efectos de la Primera Guerra Mundial y lleva este nombre porque fue precisamente España el primer país en darla a conocer. 

4. Peste Negra o Bubónica


Afectó a toda Europa en el siglo XIV, ocasionada por Yersinia pestis, una bacteria que produce bubones o ampollas muy grandes y sumamente desagradables, fiebres elevadas y escalofríos. Se transmite por medio de las pulgas y las ratas. 

Asesinó a más de 75 millones de personas en todo el mundo, pero por fortuna hoy se encuentra bajo control gracias a la medicina preventiva. 

5. VIH (SIDA)


Conocido como el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, ha matado a más de 25 millones de personas y es la quinta pandemia más importante en la historia. 

Se contagia a través del contacto directo de mucosas o la sangre, es un retrovirus y provoca que nuestro sistema inmunológico no funcione, entonces no es el virus el que termina por matar al enfermo, destruye nuestra capacidad de defendernos ante cualquier enfermedad, por lo que es bastante común ver morir a los infectados por una fiebre o un ligero resfriado. 

Hasta la fecha no existe una cura, sin embargo, existen tratamientos que prolongan y mejoran la vida del enfermo. 



6. Ébola


La enfermedad proviene del virus Ebolavirus y causa la horrible fiebre hemorrágica del Ébola. Su nombre surge del río Ébola Valley en el Congo. 

Entre sus síntomas más comunes son erupciones en la piel, enrojecimiento de los ojos, hipo y agresivas hemorragias internas y externas. La muerte generalmente se produce dentro de la segunda semana a partir del contagio. Los enfermos mueren desangrados. 

Se transmite por contacto directo de fluidos corporales, sangre y tejidos de personas infectadas. Hasta hoy ha cobrado la vida de 160 mil personas desde su descubrimiento en 1976. 

7. Malaria 


Actualmente se encuentra activa y se transmite a través de la picadura de un mosquito, los síntomas son semejantes a los de una gripe, pero mucho más agresivos. Es una de las enfermedades más letales hoy en día. 

Unicamente en el año 2010 cobró la vida de más de 660 mil personas.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad